AIREACIÓN DE TUBERÍAS 

El sistema de aireación de tuberías consiste de una bomba autocebante, un triturador, un inyector y dos boquillas.

Una diferencial de presión en el inyector permite que el aire del ambiente sea aspirado y mezclado con el agua de recirculación como primer paso. El agua se satura de oxígeno mientras que el flujo de dos fases deja el inyector y se traslada de regreso al pozo húmedo. En el pozo húmedo, la corriente de gas y agua se mueven a través de las boquillas a alta velocidad para crear un chorro de micro-burbujas que transfiere oxígeno al líquido. Esta mezcla asegura grandes cantidades en los niveles de oxígeno para el control de olores.